El verano puede ser el momento oportuno para estudiar ese curso que durante el resto del año te habías planteado. Más tiempo libre disponible y las nuevas tecnologías, que nos permiten acceder a la formación desde cualquier lugar y en cualquier momento, hacen del verano y la formación online, una combinación perfecta para estudiar este verano.

¿Te lo sigues pensando?

Los días son más largos, solemos tener jornadas continuas, e incluso vacaciones. Organiza tu tiempo extra y seguro que sacas un rato para completar tu formación sin tantos agobios como en invierno. Además, tu mente está más abierta y relajada. El buen tiempo invita a un ambiente positivo, ganando en concentración y productividad. Aprovéchate del buen tiempo.

Los cursos suelen ser más especializados y concentrados, teniendo en cuenta que el alumno de verano busca no invertir mucho tiempo, pero en materias que le sirvan en otoño. Es muy fácil que encuentres descuentos y becas de periodo estival, imposibles de encontrar en periodos lectivos convencionales.

Los cursos e-learning hacen posible combinar a la perfección tus vacaciones con tus estudios. Al prescindir del espacio físico obligatorio, podrás estudiar a la orilla de la piscina con tu refresco preferido. Invertir parte de la paga extraordinaria de verano en un curso de formación que puedas aprovechar, será una buena forma de gastar tu dinero.

Si desconectas tus neuronas totalmente en verano, será difícil que vuelvas a recuperar el ritmo cuando acabe tu periodo de vacaciones. Un curso corto e interesante que pueda combinarse con tu descanso, puede ser el antídoto ideal.